Ultimas Reseñas

%1 %2 %3 %4 %5 %6 %7 %8 %9 %10

viernes, 29 de abril de 2016

Libro vs. Película: Criadas y señoras, por Kathryn Stockett

 You is kind. You is smart. You is important
Nos transladamos a Jackson, Misisipi, en los años 60. Martin Luther King, el asesinato de Kennedy... Una época un poco caótica en Estados Unidos. En nuestro Jackson se nota que las raices sureñas, y el desprecio hacia los negros es más latente que en cualquier otra parte del país, y hace saltar la chispa que aviva el fuego dentro de nuestras protagonistas. Por una parte tenemos a Aibileen, una mujer negra ya mayor que durante toda su vida se ha dedicado a criar a 17 niños blancos, de distintas familias. Por otra parte tenemos a Minny, mas joven, tambien negra, y la criada que mejor cocina de todo Misisipi. Y por último tenemos a Skeeter, 24 años, blanca, escritora (o con intención de serlo). Skeeter decide escribir un libro sobre la vida de las criadas de Misisipi con Aibi y Minny desde su punto de vista, tanto las historias buenas como las malas. Y con la presencia del racismo y en especial el acecho del Ku Klux Klan, correrán verdadero peligro y deberán tener mucho cuidado de que no descubran lo que están haciendo.


Justo después de leerme el libro fui directa a ver la película. Y tengo que deciros que os recomendaría saltaros el leer el libro. Y esto no lo digo muy a menudo. 
La historia es exactamente la misma, incluidos diálogos calcados al libro. Por supuesto en la película han tenido que suprimir algunos detalles, pero nada lo suficientemente importante, o que hiciera que te perdieras algo de la historia o de la relación entre los personajes. 

En mi caso, con la película fluyeron mucho más los sentimientos que con el libro, porque el libro es muy pausado y llega a ser repetitivo en algunas partes. Me hizo sentir, e incluso lloré, cosa que no me habia pasado con la exacta misma escena en el libro. Algunos de los diálogos que tiene la novela (y que la mayoría salen en la película) son maravillosos, y llenos de la verdad mas cruda. Y tiene escenas fantásticas que te partes de risa. 

Diría de este libro que, el tema que trata es importantísimo. Creo que aquí en España ese rechazo hacia otras razas no es tan notable como puede ser en Estados Unidos, en especial con la raza negra, pero aún así hay gente así en todas partes y te das cuenta de lo difíciles que pueden llegar a ser las cosas para una persona, simplemente por ser de distinto color. Los cuentos secretos que le cuenta Aibileen a May-Mobley (la niña de la familia a la que sirve durante el libro) me han parecido importantísimos.
Érase una vez dos niñas pequeñitas; una tenía la piel negra y la otra blanca. Un día la niñita de color le dijo a la blanca: "¿Por qué tu piel es tan pálida?", y la niñita blanca respondió: "No lo sé. Y la tuya, ¿por qué es tan oscura?¿Qué crees que querrá decir esto?". Pero ninguna de las dos sabía la caisa. Así que la niñita blanca dijo: "bueno, vamos a ver. Tú tienes pelo yo también". La niñita de color dijo:"Yo tengo nariz, y tu también". La niñita blanca dijo: "Tu tienes deditos en los pies, y yo también". La niñita negra dijo: "Entonces somos iguales, sólo que de distinto color". La niñita blanca estuvo de acuerdo y se hicieron amigas. Colorín, colorado, este cuento se ha acabado.


Os recomiendo muchísimo que veáis esta película, porque es interesante y muy importante (y Emma Stone esta maravillosa). Y el libro si queréis leerlo también os lo recomiendo muchísimo, porque al final cuentan exactamente la misma historia.

Mar.

2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Yo me he visto la película ya tres veces y cada vez me gusta más. Como se parece tanto al libro, no veo la necesidad de leerlo, pero aún así no lo descarto. ;)
    Muchas gracias por la entrada.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!

    Yo he visto la película y debo decir que es impresionante, me emocionó mucho. Que raro que te gustara más la película, normalmente suele ser al revés. De todas formas no se me quitan las ganas de leer el libro, supongo que lo haré tarde o temprano.

    ¡besos!

    ResponderEliminar